• Guía compartir la misión


    Propuestas de experiencias misioneras de #VeranoMisión
  • Revista Supergesto


    Para adolescentes y jóvenes comprometidos con la misión y los misioneros
  • El Papa sobre los misioneros


    Los misioneros son "la gloria de nuestra iglesia"
  • Francisco


    Felicita la labor de animación misionera
  • Revista Misioneros


    Una revista que analiza la realidad de los países de misión
  • Revista Gesto


    Apuesta por unas vacaciones leyendo la revista de los peques misioneros

AYUDA PARA EL CONGO

  LA RELIGIOSA BRIVIESCANA DOLORES GARCÍA PROMUEVE UN PROYECTO SOCIAL PARA NIÑOS DE LA CALLA EN LA CIUDAD DE KINSHASA. EL PRESUPUESTO TOTAL ES DE 55.000 EUROS Y BUSCA 12.000 EUROS PARA COMPLETAR LA FINANCIACIÓN


La misionera briviescana Dolores García promueve un proyecto social para niños de la calle en Kinshasa (República Democrática del Congo) presupuestado en 55.000 euros y busca 12.000 euros para completar la financiación. Para sacar adelante el programa cuenta con fondos aportados por las Hijas de la Caridad (24.000 euros) y por la ONG Coperación Vicenciana para el Desarrollo (19.000 euros). La finalidad es reforzar la actividad del Centro Thalita Cum, un equipamiento social que tiene por objetivo mejorar la calidad de vida de 50 niños y niñas de la calle favorenciendo la integración en familia o en un centro, facilitando una formación integral y el desarrollo de las capacidades de cada niño.

En concreto, se baraja la apertura de un centro de día, potenciar las actividades educativas y talleres ocupacionales así como crear medidas de protección familiar con becas y microcréditos que permitan la permanencia del menor en su domicilio. Los menores que acuden al centro proceden de barrios situados a lo largo de la gran ruta asfaltada del aeropuerto. Se trata de un área superpoblada y con grandes problemas económicos que generan el fenómeno de los niños de la calle.
En Briviesca, la religiosa Dolores García es sobradamente conocía- Lleva más de dos décadas afincada en el continente negro y en varias ocasiones ha contado con la solidaridad burebana. Sus proyectos han conseguido financiación del Ayuntamiento briviescano y también de la Asociación de Amas de Casa Mencía de Velasco.

LOS COMIENZOS. Las Hijas de la Caridad abrieron en 1991 una casa Kinshasa para las hermanas enfermas y que viajan a sus países respectivos. Ello facilitó la observación del nacimiento de un fenómeno los niños de la calle del que hoy en día las estadísticas cuentan más de 20.000 menores solo en la capital del país. Aunque hay bastantes centros que se ocupan de ellos, no son suficientes para hacer frente a este número. Teniendo en cuenta que desde los orígenes de la Compañía, las Hermanas se han ocupado de los niños abandonados en los diferentes países, no podían dejar pasar este problema causado por la pobreza de las familias, los divorcios, el maltrato del otro cónyuge y las creencias en la brujería.

Los niños en la calle están expuestos a los abusos sexuales, sobre todo las adolescentes, el robo para poder alimentarse, la droga y los malos tratos. Para salir de esta espiral, se les ofrece la posibilidad de integrarlos en la familia ayudándoles en los estudios y apoyando a las familias con micro-proyectos según la situación. No obstante, para las problemáticas más complejas se articulan otros modos de intervención con equipamientos educativos en régimen de internamiento comenzado por lo más elemental, la higiene, la alimentación, la alfabetización y una formación profesional a su medida. El Estado autoriza los centros sociales pero no participa en el aspecto económico. Es por esta razón que las Hijas de la Caridad buscan financiación externa ya que si no se ayuda a estos niños antes de los 18 años, terminarán en las cárceles, en la prostitución, en la droga y muchos se conviertirán en verdaderos asesinos. Los burebanos y burgaleses que deseen conocer más detalles de la propuesta pueden hacerlo entrando en la web ayudacongo.blogspot.com.es  o en  www.covideamve.org.

Aprotaciones Ecónomicas:  COVIDE-AMVE Banco Pastor:
ES73 0075 00001 89 0606886830


Proyecto Niños de la Calle - COVIDE-AVE - Un poco de Historia del proyecto
EL CONGO

Las Hijas de la Caridad  trabajan en el Congo sobre todo en la zona del Ecuador. En 1991 abrieron una casa en Kinshasa para las hermanas enfermas y que viajan a sus países respectivos. Ello facilitó la observación del nacimiento  de un fenómeno los niños de la calle del que hoy en día las estadísticas cuentan más de  20.000 menores, solo en la capital del país Kinshasa. Aunque hay bastantes centros que se ocupan de ellos, no son suficientes para hacer frente a tal número.

Teniendo en cuenta que desde los orígenes de la Compañía, las Hermanas se han ocupado de los niños abandonados en los diferentes países, no podían dejar pasar este problema causado por la pobreza de las familias, los divorcios, el maltrato del otro cónyuge y  las creencias en la brujería.
Estos niños en la calle están expuestos a los abusos sexuales, sobre todo las adolescentes, al robo para poder alimentarse, la droga y los malos tratos a los que someten los más experimentados, a los nuevos que llegan.

La manera de hacer frente a este fenómeno es ayudar a estos niños y niñas a salir de este medio poco a poco, con la colaboración con ellos mismos; ofreciéndoles la posibilidad de integrarlos en la familia; ayudándoles en los estudios; y apoyando a las familias con micro-proyectos según la situación.

Si bien es verdad, para las problemáticas más complejas se articulan otros modos de intervención con equipamientos educativos en régimen de internamiento, desarrollando un proceso y facilitando los medios necesarios para una formación, comenzando por lo más elemental, la higiene, la alimentación, la alfabetización y una formación profesional a su medida.

El estado da permiso, pero no participa en el aspecto económico, es por esta razón que las Hijas de la Caridad, en adelante HHCC, buscan financiación externa, ya que si no se ayuda a estos niños antes de los 18 años, terminarán en las cárceles, en la prostitución, en la droga y muchos serán verdaderos asesinos. Todo esfuerzo de recuperar estos niños es un esfuerzo de colaboración de todos los que son sensibles a esta situación, cada uno desde su situación.

La intervención privada y concertada así su desarrollo es clave para el cambio de  estrategia de las políticas públicas del país, motivo por el cual se le da continuidad y se insiste en trabajar tanto con la población como con las autoridades locales, con objeto de sensibilizar sobre este fenómeno que en república Democrática del Congo está alcanzando cotas muy elevadas.

(Publicado en Diario de Burgos, día 20 de agosto del 2016)

Mesa Diocesana de Pastoral con Inmigrantes


Un verano más os hacemos llegar un saludo a los misioneros burgaleses desde la Mesa diocesana de pastoral con inmigrantes. Aquí seguimos acompañando y conviviendo con las muchas personas venidas de vuestros países y de otros, que en su gran mayoría continúan aquí, aunque es cierto que algunos se han marchado.

   Verano es tiempo de fiestas patrias de bastantes países latinoamericanos; hace poco hemos celebrado en Aranda de Duero las de Colombia, y enseguida serán en Burgos las de Perú, y en Aranda y Miranda se festejará en agosto a la Virgen del Cisne de Ecuador...  Todo esto y mucho más lo podréis ver en el número de julio de la revista Burgos Inmigra, que os adjuntamos.

   Seguimos presentes en la página web diocesana (www.archiburgos.es); en "organismos diocesanos" aparece el rincón de pastoral con inmigrantes. Continuamos también con la cuenta en facebook (www.facebook.com/#!/MesaDiocesanaDePastoralConInmigrantesDeBurgos), para que todas estas cosas las podáis tener al alcance, y de algún modo hagáis de altavoz para las familias que están allí.


  Seguimos unidos en la oración y en la misión. Un saludo cariñoso desde Burgos.

Revista Misioneros de verano



El decimocuarto viaje internacional del pontificado ha conducido al papa Francisco al Cáucaso, concretamente a Armenia, “la primera nación cristiana”. A este asunto dedica sus páginas centrales la revista Misioneros de verano. En las pocas más de 50 horas que ha durado la visita –la primera etapa de un periplo que a finales de septiembre le llevará también a los países vecinos de Georgia y Azerbaiyán-, Francisco ha ofrecido un sentido tributo a las víctimas del que fue el primer genocidio del siglo XX y que se cobró la vida de entre 1,2 y 1,5 millones de personas de esta nación. “Rindo homenaje –dijo el Papa- al pueblo armenio, que, iluminado por la luz del Evangelio, incluso en los momentos más trágicos de su historia, siempre ha encontrado en la cruz y la resurrección de Cristo la fuerza para levantarse de nuevo y reemprender el camino con dignidad”. Durante la estancia, el Santo Padre también ha tenido la oportunidad de estrechar lazos con la Iglesia apostólica armenia, a la que pertenece el 95% de los tres millones de habitantes del país.
Perú y las elecciones que el pasado 5 de junio han tenido lugar en el país andino son el tema que la revista Misioneros aborda en el reportaje de su sección “Primer Plano”. Unos comicios que han sido los más reñidos de cuantos ha vivido la nación en toda su historia. 42.597 papeletas, de un total de 17,1 millones, son las que han dado la victoria a Pedro Pablo Kuczynski (Peruanos por el Kambio, PKK) sobre Keiko Fujimori (Fuerza Popular). El nuevo presidente tiene de peruano lo justo. De hecho, es considerado un “gringo simpático” por gran parte de la población. La corrupción y la inseguridad serán los dos grandes retos a afrontar por Kuczynski.

La sección “Iglesia a fondo” de Misioneros está dedicada a la Pontificia Unión Misional (PUM); la más joven de las Obras Misionales que, sin embargo, celebrará el 31 de octubre de este 2016 su más redondo cumpleaños, su primer siglo: ¡100 años de vida! Hoy, la PUM, que surgió para animar a los animadores, para ser el despertador de la conciencia misionera, continúa realizando un esfuerzo constante de sensibilización entre los sacerdotes, religiosos, religiosas y animadores de las comunidades cristianas, para que el ideal misionero se traduzca en formas adecuadas de pastoral y catequesis.
La revista Misioneros completa su oferta informativa con una interesante entrevista a un misionero en China o el testimonio del primer sacerdote nativo de Mongolia. Sin olvidar sus habituales secciones de “Cultura”, “Carismas Misioneros”, “Tribuna”, “Editorial”…

Entrevista a Monseñor D. Fidel Merráez, Arzobispo de Burgos

“Desde un Dios que es Amor, el diálogo tiene que ser posible” Monseñor Fidel Herráez, Arzobispo de Burgos al finalizar la Semana de Misionología.

Al finalizar la 69 Semana Española de Misionología, monseñor Fidel Herráez, arzobispo de Burgos –ciudad donde tiene su sede la Facultad de Teología del Norte de España, anfitriona de la Semana - analiza lo que este evento anual significa para la Iglesia española y para el rebaño que pastorea. En sus palabras, muestra la importancia de la misión y del diálogo, así como de los misioneros, principales artífices de esta realidad tan inherente a la vida de la Iglesia.

¿Qué significa la Semana de Misionología para la Iglesia Española y más concretamente para la Archidiócesis de Burgos?

La Semana de Misionología tuvo su origen aquí en Burgos y efectivamente hemos hecho ya 69 sesiones. Dentro de todas las diócesis españolas, Burgos es la que ha tenido las condiciones más adecuadas no sólo para iniciarlas, sino para luego proseguirlas. Es una diócesis donde el espíritu misionero, la realidad y la concreción misionera han estado siempre muy presentes. De aquí, de esta diócesis, ha habido y sigue habiendo miles de misioneros y misioneras por toda la Iglesia.
Aquí han nacido muchas realidades misioneras, y no hablo sólo del IEME (Instituto Español de Misiones Extranjeras), sino de tantas otras. Efectivamente, la diócesis de Burgos es un ámbito donde en ese pasado al que aludo y en el presente sigue siendo un lugar muy adecuado para esta Semana de Misionología.

Por ejemplo, en el momento presente de esta diócesis hay 730 misioneros: sacerdotes, religiosos y religiosas y seglares, un buen número de seglares misioneros. Es significativo que en este año 2016 siga habiendo este número de misioneros, que viendo lo que es el conjunto de la Iglesia no es grande, pero sí que es altamente significativo. Por supuesto, desearía que fuese así en toda la Iglesia en general y en la Iglesia Española de un modo concreto. Ojalá que en todas las diócesis pudiese haber esta apertura misionera. Aunque el número no es tan alto como en épocas anteriores, el hecho de que haya 730 misioneros sí es significativo. Burgos sigue siendo una diócesis fuertemente misionera.

Como usted ha señalado, Burgos siempre ha sido una tierra de muchos y grandes misioneros, ¿qué significa, cómo repercute eso en la vida cotidiana de la diócesis?

Repercute mucho, forma parte del vivir de esta Iglesia diocesana. Yo me he dado cuenta de que he llegado a una Iglesia que lleva un recorrido larguísimo, de siglos, gracias a Dios y gracias a quienes han estado caminando antes y a quienes me ha precedido en el servicio pastoral a esta Iglesia. Efectivamente, la misión forma parte de la estructura de la vida diocesana. No es un añadido, sino que la dimensión misionera es una realidad más en parroquias, diversas comunidades religiosas, en los sacerdotes, y por supuesto en la misma educación de los seminaristas. En definitiva, en lo que es la vida del día a día de la diócesis la misión es una realidad más. Pero no añadida, insisto, sino que forma parte normal por un lado y esencial por otro del caminar cristiano.

La semana ha tenido como tema el diálogo interreligioso, ¿es necesario partir de ese diálogo como paso previo para llevar a cabo la misión evangelizadora?

Siempre, por supuesto, todos los hijos de Dios -y todos somos hijos de Dios-, necesitamos abrirnos con sencillez, verdad y realismo a quien nos ha dado la vida, a quien nos la mantiene y a quien va a ser nuestra plenitud de vida al final. Yo creo que las concreciones que eso ha tenido a lo largo de la historia, y que sigue teniendo en religiones diversas, no siempre han sido constructivas. En cuanto a todo lo que ha habido de positivo, bendito sea Dios y enhorabuena a quienes lo han hecho posible. Pero en cuanto a todo lo que no ha sido constructivo en el pasado, ojalá aprendamos de esas lecciones, sin que nos sigamos lamentando unos y otros.

En el presente, pienso que tenemos que ser lo suficientemente sensatos. Con la sensatez de hijos de Dios, todos aquellos que vamos caminando por este mundo hacia ese encuentro definitivo con Dios; lo debemos hacer respetándonos, queriéndonos, ayudándonos. Dentro de las concreciones de cada uno, sabiendo, también nosotros los católicos, que Dios ha tenido este regalo inmenso de hacérsenos presente en Jesucristo. Desde esta amplitud de amor a Jesucristo, podemos vivir tan unidos a todos que sea verdad el que todos vamos formando este Pueblo de Dios en camino.

En una sociedad como la española, cada vez más multicultural y, en consecuencia, multirreligiosa, ¿cómo llevar a cabo ese diálogo? ¿Es posible dialogar con todos?
El intento y el esfuerzo tiene que ser el de dialogar con todos… Otra cosa es que eso se logre. Es importante que se quiten prejuicios, que se quiten posiciones tan sumamente de oposición que impidan ese diálogo. Yo sí creo que el diálogo es posible. Es posible cuando nos abrimos desde lo que somos los seres humanos, lo que somos los hijos de Dios, lo que es fundamentalmente el amor, que es la realidad primordial para todo ser humano. Nosotros, efectivamente, sabemos desde la revelación judeo-cristiana, y sobretodo desde la revelación directamente de Jesucristo, que Dios es Amor. Desde ahí, necesariamente, tiene que ser posible el diálogo en realidades suficientemente importantes como para caminar ayudándonos y no oponiéndonos, y mucho menos enfrentándonos.

La misión es un elemento constitutivo del cristianismo y también de la Iglesia católica. El Vaticano II, todos los Papas postconciliares y hoy el Papa Francisco, insisten en fomentar la misión, ¿cómo se traduce eso en la Iglesia española y en la Archidiócesis de Burgos?
Que la misión es esencial a la Iglesia es evidente. Ya el mismo Jesús, en las últimas indicaciones que nos da ya resucitado, además de todo lo que había sido su caminar anterior, nos dice claramente: id y proclamad la Buena Noticia a todas las gentes, anunciándoles en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, cuánto Dios os ama. Entonces, evidentemente, la misión forma parte de la estructura de la Iglesia, pero no porque lo añadamos, sino que es constitutiva del mandato del Señor.
¿Cómo concretar eso? En la Iglesia española, en cada una de las diócesis y aquí en esta diócesis de Burgos, tendremos que ver cómo concretar del modo más adecuado lo que forma parte de la vida eclesial, no poniendo la misión entre las demás realidades, sino como una de esas dimensiones fundamentales que tenemos que vivir en lo que es el seguimiento diario de Jesucristo, su anuncio a todos y la vivencia también de comunidad verdaderamente cristiana, comunidad unida en el espíritu de Jesucristo y de todos nosotros.

Luis Miguel Modino
Misionero de la OCSHA en Brasil
Publicado por OMP ESPAÑA