• "Se valiente, la misión te espera"


    Descarga todos los materiales para celebrar el Domund 2017
  • Presentación Domund 2017


    "El valor de ser misioneros" Anastasio Gil, Director de OMP España
  • Mensaje del Papa para el Domund 2017


    "La Misión en el corazón de la fe cristiana"

VERANO MISIÓN: Jóvenes burgaleses participan en varios programas de cooperación internacional



María Isabel Martínez es una de las jóvenes que ha participado uno de ellos, coordinados desde Cáritas Burgos con el respaldo de la delegación de Misiones. Nos cuenta cómo ha vivido la experiencia.



El verano es tiempo de descanso y relax. Aunque algunos también lo aprovechan para ejercer la caridad, ensanchar su espíritu solidario y echar una mano a quien más lo necesita, incluso fuera de nuestras fronteras. Una noble empresa que desde hace algunos años se está consolidando e incluso ampliando en la Iglesia burgalesa. Al ya más que asentado programa de cooperación al desarrollo UBU-Bangalore, con el que varios universitarios pasan un mes en la India trabajando con los niños de un centro escolar en la ciudad, se han sumado este año otras experiencias de carácter misionero. Algunos de los seminaristas de la diócesis han viajado a distintos países como Perú, Argentina o Ecuador. También la delegación de Misiones junto al programa de Cooperación Internacional de Cáritas Burgos han organizado varias experiencias que han permitido a algunos jóvenes pasar un mes conociendo otras realidades y paliando algunas de las necesidades que allí se han encontrado.
 
Tal es el caso de María Isabel Martínez, una joven nacida en Villarcayo hace 22 años, aunque desde hace cuatro reside en Madrid, donde se ha graduado en Relaciones Internacionales. Asegura que le encanta conocer otros países y culturas, estudiar idiomas, abrir sus ojos al mundo e intentar poner su granito de arena allí donde haga falta. Siempre había querido ir como voluntaria a ayudar a otros países, así que cuando se enteró de la oportunidad que lanzaba Cáritas no lo dudó ni un momento. Junto al sacerdote Enrique, responsable del grupo; José, seminarista de Soria que estudia Teología en Burgos, y Maite, burgalesa, auxiliar de enfermería y estudiante de Trabajo Social, ha pasado el mes de agosto conociendo diversas realidades en Perú. Los cuatro han colaborado con diversos proyectos en Lima, Chosica y Villa Rica, en el centro del país, en medio de la selva.
 
A María Isabel le han impresionado «el trabajo y la entrega de los misioneros burgaleses», así como los distintos proyectos en los que Cáritas Burgos colabora con Cáritas de Chosica. «Nuestra principal labor fue aprender, conocer la cultura, el modo de vida, las necesidades… abrir los ojos, porque, aunque hoy en día con Internet, los vídeos y la información que tenemos de todos lados creemos que ya sabemos todo, ir allí no es comparable a un documental; hablar con la gente, ver sus casas, sus negocios…»
 
Así, ha podido conocer en primera persona las familias que habían perdido sus casas debido a los waycos, las grandes riadas que tuvieron lugar en enero y marzo. También ayudaron a repartir alimentos, útiles para el aseo y ropa en algunas comunidades y colegios, visitaron ancianos y enfermos, dieron catequesis y celebraron la eucaristía y la palabra, realizaron convivencias para jóvenes… «No íbamos con una idea clara de lo que íbamos a hacer, el plan era ayudar en todo lo que pudiésemos y nos pidiesen, cada día surgía algo y había que adaptarse», asegura. «Es cierto que a veces nos sentíamos impotentes y querríamos haber hecho más, pero hay que ser consciente de que en apenas un mes y sin conocer nada ni nadie no se puede ser ambicioso en hacer mucho, hay que amoldarse a su vida y a su ritmo, ya que nosotros nos vamos, pero ellos se quedan allí».
 
A lo largo de su mes de estancia en Perú, María Isabel asegura haber aprendido muchas cosas; «son tantas que no sabría por dónde empezar». Le han impresionado la acogida y la gratitud de la gente a la que intentaban ayudar, así como las muestras de cariño con las que respondían a su trabajo: A pesar de haber perdido sus casas y sus animales, teniendo que empezar todo de cero, nos daban lo que tenían, carne, fruta, café, flores… Da igual dónde fuésemos, tan solo por ir a visitarlos y pasar un rato con ellos estaban muy agradecidos». Y, entre las cosas que trae de regreso en su mochila, señala «la entrega y trabajo de todos los misioneros, españoles, polacos o peruanos, monjas, curas o laicos; las experiencias de los voluntarios españoles que hemos conocido; las historias de vida de la gente… y ver cómo cada granito de arena es importante». Seguro que el que ella ha depositado allí también lo es…

Jornadas de Reflexión Misionera - Región del Duero


Comienza el curso y con ello nuestro encuentro formativo en las Jornadas de Reflexión Misionera de la zona del Duero para una acción misionera conjunta.


Nuevamente la Casa de Espiritualidad de las Hermanas Nazarenas de la carretera de Burgos, en Palencia, nos ha acogido este fin de semana en el encuentro de inicio de curso de las delegaciones de misiones de la Región del Duero.

Durante estos dos días, viernes y sábado, se han tratado diversas cuestiones como la animación misionera en las diócesis de la región del Duero, las distintas experiencias llevadas a cabo en las diferentes diócesis, la necesidad de ofrecer cauces de formación a los colaboradores de las delegaciones de misiones y también se ha presentado la Jornada del Domund y el octubre misionero presentada por d. Anastasio Gil, Director de OMP.

Cabe destacar de este encuentro las dos ponencias que durante estos días ha impartido el delegado de misiones de Burgos, José Manuel Madruga, en torno a "La animación misionera y pastoral diocesana. Conversión Pastoral". En su primera intervención, el delegado de Burgos hizo un recorrido en la historia Teología de la Misión: hasta la mitad del siglo XX, hacia un modelo de renovación y su horizonte de futuro. También habló sobre las claves de la transformación misionera de la Iglesia y de la parroquia y la conversión pastoral, centrándose en sus objetivos y en las indicaciones del papa Francisco.

En la segunda parte de su intervención, José Manuel Madruga, se centró de lleno en la animación misionera como una realidad vive y múltiple, con sus sombras y luces, los criterios que se necesitan, y la figura del animador. Finalizó su segunda ponencia presentando, entre otros aspectos, los nuevos campos que se han ido abriendo en la animación misionera y en la pastoral diocesana, caminos y ámbitos a cuidar y fortalecer.


Ahora la tarea nos la llevamos a casa, poner en práctica “ser misioneros” aquí y ahora.

Nuestros jóvenes dejan huella en la India:

Ubu-Bangalore, donde carencia y talento se dan cita. 


Resulta sorprendente hasta dónde colega el gusto por lo exótico, aunque la experiencia no esté exenta de peligro. Cientos de parejas de novios y de turistas eligen India como destino de vacaciones diferentes. Aparte de los lugares emblemáticos como Agra (Taj Mahal), Benarés, el Ganges… ahora se presentan nuevas rutas como la Fundación Vicente Ferrer, los templos de Hampi, la visita a un gurú o yotui o las plantaciones de té en la zona de Kerala (Sur de India). Una consulta inmediata a la embajada en Delhi o al cónsul en Mumbai, constata que el turismo español, ahora solidario, está creciendo y mucho. Después de los franceses, son los hispanoparlantes el turismo más presente en India. Accidentes como el del grupo de yoga de Ronda o inundaciones como las del vecino Nepal se suceden una y otra vez con una naturalidad pasmosa. Las advertencias de los diplomáticos no son pocas: el tráfico, el monzón, la polución, la higiene… Nada de eso retrae, tal vez el riesgo provoca lo contrario. Aunque estemos hablando de 1300 millones de habitantes, es harto frecuente encontrar a españoles.
En este marco mediático se ubica el Proyecto Ubu-Bangalore. Un proyecto universitario burgalés en India suena muy bien e inmediatamente tiene reconocimiento porque suena a solidaridad, a trabajo, a identificación con los empobrecidos. Y eso que India es un país con un inmenso potencial, que cada vez es más reacio a la recepción de cooperantes para postularse como China, su gran rival, en la avanzadilla de los gozan de un PIB con un 10% de crecimiento anual.
Ubu-Bangalore trata de que un grupo de universitarios de los últimos años de carrera desarrollen alguna de sus capacidades ocultas y necesarias para el mundo que nos rodea. El trabajo intenso en competencias de Inteligencia Emocional hace que los universitarios se conozcan, hablen de sus emociones, confronten su escala de valores, constaten su conciencia social o se planteen el valor de lo efímero o constaten la presencia ‘cercana’ de la muerte. Todo esto que el universitario español lo ve de lejos, se puede vivir de forma intensa y privilegiada en apenas una semana. A primera vista, todo es atractivo. Pero sólo es posible desde la ascesis. ¡Qué palabra! Ascesis es privarse de móvil, vivir muchas horas en silencio, lavarte y plancharte tu ropa, valorar más al equipo que al individuo, saber el valor de lo que comes, ponerte un vestido que no es cómodo, intentar no juzgar conductas educativas que parecen retrógradas… y generar empatía reflexiva para entender qué significan algunas palabras talismán como ‘tolerancia’, ‘diversidad cultural’, ‘país de contrastes’ o ‘diálogo interreligioso’. 
Esto es lo que un grupo pequeño de seis estudiantes y dos profesores han tratado de vivir durante un mes. No importan sus nombres porque la notoriedad hace daño y perturba los pequeños logros convirtiéndolos en heroicos. Lo más importante son las carencias descubiertas porque es en la carencia reconocida donde la educación tiene su espacio. Curiosamente, de ellas nadie está exento. Unos porque no tienen los más elemental, pero están llenos de vitalidad y de esperanza. Otros porque tienen todo material, pero les falta desarrollar la autonomía y las capacidades que Dios les ha regalado, pero que nadie les ha ayudado a desempolvar. Cada uno que se quede con su carencia y con su talento. En India, ambas conviven. En el proyecto UBU-Bangalore universitarios burgaleses tienen la oportunidad de alumbrar. Todo ello gracias a FIDES India, a la Universidad de Burgos y a muchas personas como los Misioneros de San Francisco de Sales que viven la gratuidad como estilo de vida.
Proyecto UBU-Bangalore 2017

Fallecé el Misionero Felipe Sainz de Baranda ocd


Breve reseña biográfica
del padre Felipe Sainz de Baranda ocd
Queridos hermanos al comienzo del día de hoy anunciábamos el fallecimiento de nuestro hermano Felipe Sainz de Baranda y dábamos la noticia de su funeral para el día de mañana. Finalmente se ha retrasado al viernes 28 de Julio a las 16:15 horas, de este modo se ha facilitado que hermanos nuestros que viven fuera de España puedan acudir. Se espera la llegada del padre Agustí Borrell, vicario general de nuestra orden.

A continuación compartimos una breve reseña biográfica que hemos preparado de nuestro hermano:



El padre Felipe nació el 3 de octubre de 1930 en Baranda. Hijo de Eugenio y Leonor. Ingresó en el Colegio teresiano de Calahorra ( La Rioja) en 1941, donde cursó humanidades hasta 1945.

El 4 de Octubre de 1945 viste el hábito del carmen en Burgo de Osma (Soria), iniciando su noviciado, que culmina con la profesión religiosa el 5 de octubre de 1946.

Pasa a Burgos donde cursa los dos primeros años de Filosofía en el convento de la Orden. Estudios que concluye en Oviedo ( Asturias) el año 1949.

Vuelve a Burgos para iniciar la teología, y después de haber cursado los dos primeros años, y realizado su Profesión Solemne en octubre de 1951, es destinado al Colegio Internacional de la Orden en Roma. El 19 de Diciembre de 1953 fue ordenado sacerdote.

Al finalizar el curso Institucional en 1954 obtiene la Licencia en Teología, realizando el curso de Doctorado en la misma de 1954-1955. Prosiguiendo de 1955 a 1958 los Estudios de Escritura en el Bíblico, donde se licencia en 1958.

En Octubre de 1958 es nombrado Profesor de Escritura y Patrística del Colegio Teológico de Burgos. Tarea que compagina con la dirección de la revista el Monte Carmelo, desde 1960.

En 1963 es nombrado segundo Consejero Provincial, y posteriormente Maestro de Espíritu de los teólogos, y al fin Prior de la Comunidad de 1966 a 1969. Época en la que se construye la nueva Iglesia del Carmen de Burgos.

En 1969 es elegido Provincial. Y reelegido para el mismo cargo en 1972. Antes de terminar este segundo trienio es elegido Primer Definidor y Vicario General de la Orden, en el Capítulo de 1973.

Al concluir el sexenio es elegido Prepósito General en 1979. Siendo reelegido de nuevo en 1985, hasta 1991.

En dicho año marcha para América, donde todavía permanece como delegado Provincial, tarea que compagina con su labor de formador, en los países de Paraguay y Uruguay sucesivamente, y una gran dedicación a la difusión de la espiritualidad carmelitana, a través de Ejercicios Espirituales a comunidades de MM. Carmelitas del mundo entero.

Actualmente y desde finales del 2015 pertenecía a la comunidad de San José en Burgos desde donde seguía con atención todos los acontecimientos de nuestra orden en Uruguay, Bolivia y Paraguay.