• Formación OMP


    Encuentro de formación para empleados y voluntarios

D. FIDEL HERRÁEZ, recuerda a los "Misioneros"

El arzobispo de Burgos, D. Fidel Herráez, acostumbra a escribir todos los domingos en el Diario de Burgos. Este último domingo, día 19 de febrero, centró su reflexión en los misioneros. Os ofrecemos dicha publicación

El Tito de Oro: homenaje a los misioneros

Hace unos días la Cofradía de San Antón otorgó el Tito de oro a los misioneros burgaleses. Yo personalmente tuve el honor y la satisfacción de entregarlo al Delegado de Misiones, José Manuel Madruga, en un acto festivo y cordial, cargado de intensidad humana y eclesial.
Parece lógico que en este mensaje dominical me haga eco de este hecho, no sólo para recoger el hilo de la actualidad sino para poner de relieve su hondo significado. No se trata de una simple anécdota, que ocupa unas líneas en la crónica ciudadana para caer al día siguiente en el olvido. Más bien es, a mi juicio, uno de esos acontecimientos que van tejiendo la vida de nuestra sociedad dándole solidez y consistencia porque manifiestan los ideales, las ilusiones y los valores sobre los que hay que construir una convivencia auténticamente humana y evangélica.

Debemos agradecer por ello a la Cofradía de San Antón esta iniciativa, que ya se ha hecho tradición. Reconocer de modo público comportamientos y actitudes que dignifican al ser humano y consolidan la convivencia, es un modo magnífico de hacerse presente en la vida social. La vida se hace amable y se llena de contenido positivo porque hay personas, muchas personas, que con sencillez y constancia consagran su existencia al servicio de los demás sin esperar nada a cambio, simplemente porque encuentran su felicidad en la felicidad de los demás. Entre estas personas se encuentran sin duda los misioneros, a quienes, como he dicho, se brindaba un sencillo y sentido homenaje.
En la vida y en el testimonio de los misioneros reconocen los burgaleses un modelo humano caracterizado por la generosidad, por la solidaridad, por el servicio a los más pobres y desfavorecidos. En ellos ven encarnado y realizado lo mejor que hay en cada persona. Por ello nos hacen recuperar la confianza en todo lo bueno que aletea en el corazón humano. Ciertamente en nuestro mundo hay corrupción, injusticia, egoísmo, violencia. Pero personas como los misioneros nos ayudan a descubrir que el bien es más fuerte y más abundante que el mal, que servir a los demás puede ser una vocación que llene la vida, que la generosidad es la vía incuestionable hacia la felicidad.

Nuestra gratitud se debe a los misioneros también porque nos representan y estimulan a todos los burgaleses, a los creyentes y a los no creyentes. ¿Cómo? Porque debemos agradecer, ciertamente, el trabajo que realizan en los países en los que se encuentran. Pero también aquí, en su tierra, muestran que hay un espacio en el que todos nos podemos encontrar unidos: en el sufrimiento de los débiles, en la pobreza de los desfavorecidos, en el padecimiento de las víctimas, en la búsqueda del bien entre todos y para todos.

Como obispo y hermano vuestro comparto y valoro este reconocimiento como un motivo de sano orgullo para nuestra diócesis, una razón para amar profundamente a nuestra iglesia de Burgos. Aún en medio de nuestras imperfecciones y limitaciones la Iglesia continúa generando vida, frutos fecundos y copiosos. El Espíritu Santo sigue derramando carismas abundantes entre nosotros, que son riqueza y bendición para todos. El ejemplo de los misioneros nos muestra que la gracia de Dios y el seguimiento de Jesús alienta y llena de alegría a muchas personas, en los lugares de misión y en el corazón de nuestro pueblo.

Pienso, finalmente, que la concesión del Tito de oro a los misioneros nos invita a mirar la realidad, nuestra realidad, con ojos siempre nuevos. La limpieza de nuestra mirada nos ayudará a reconocer otras muchas manifestaciones de la acción del Espíritu a las que no damos tanta importancia o que no aparecen en los medios de comunicación. El domingo pasado os hablaba de Manos Unidas y de tantos voluntarios que hacen posibles sus proyectos. Pero podemos mencionar también, por no citar más que un par de ejemplos, a los monasterios de vida contemplativa que ofrecen un remanso permanente de paz y espiritualidad; o a los hombres y mujeres que con su trabajo callado hacen posible que los templos se conserven con dignidad para las reuniones y celebraciones litúrgicas… A todos ellos va dirigido hoy también mi agradecimiento en nombre de todos y mi bendición.

Más de 200 niños participan en el encuentro «VEM»

"INFANCIA MISIONERA"


El Seminario de San José ha acogido en la jornada del día 18 de febrero el encuentro diocesano que pretende acercar a los niños y niñas de la catequesis de confirmación de toda la diócesis al mundo de las vocaciones, las misiones y el sacramento de la eucaristía.


Más de doscientos niños y cuarenta responsables se han dado cita en el día de hoy en el Seminario de San José para participar en el encuentro «VEM», un evento que consolida su presencia en el calendario diocesano y que pretende acercar a los chavales de catequesis de confirmación de toda la provincia a las realidades de la eucaristía, el mundo de las misiones y las vocaciones.

Testimonio de Juan Carlos Devesa, misionero en Bolivia
Con edades comprendidas entre los nueve y once años, los participantes en el encuentro han pasado la jornada entre talleres, juegos y diversas dinámicas. Todo en un ambiente lúdico con el que los promotores del acto –las delegaciones de catequesis, misiones y pastoral vocacional– pretenden «que nuestros niños se acostumbren a encontrarse en actividades diocesanas desde la infancia y tratar algunos de los temas que preocupan a los catequistas de la diócesis: la eucaristía, la vocación y la misión».




La jornada ha contado además con una gran yincana tras la comida y una oración en la que ha participado también el arzobispo, don Fidel Herráez. Por su parte, los catequistas y sacerdotes acompañantes de los niños, han tenido momentos para la reflexión personal, la formación y el compartir experiencias.



Fue hace cuatro años cuando la Iglesia burgalesa apostó por crear un encuentro diocesano para los niños y niñas de catequesis. Aquel primer «partir el pan», pensado para chavales de cuarto de primaria, se enriqueció al año siguiente con el «festival de las vocaciones» para los de quinto y el curso pasado se implementó sumando el «encuentro de infancia misionera» para los chicos de sexto. El encuentro tiene, además, un fin solidario, ya que los participantes han pagado tres euros con el objetivo de sufragar los gastos de transporte de los participantes que vienen de más lejos y colaborar en un proyecto de Manos Unidas.



Testimonio de Gabi Rodriguez, misionero en Zambia

Testimonio de José María Videgain, fue misionero en Japón




Gracias por ser niños "misioneros"

Tito de Oro - 2017

Entrevista a Miguel Vadecilla
Secretario de la Cofradía San Antón


Ø  ¿Cuándo y cómo surge la creación del premio “Tito de Oro”?
v  La creación del Tito de Oro se establece el año 2002 con motivo de la Celebración del 5º centenario de la Cofradía de Nuestra Señora de Gamonal y San  Antón.

Ø  ¿Qué institución lo promueve y cuáles son los valores que más se tienen en cuenta para la concesión de este galardón?
v  Los valores que se tienen en cuenta: son  a juicio de los cofrades. Aquellas personas o instituciones dentro del ámbito burgalés que tengan una repercusión en servicios humanos hacia los demás.

Ø  En relación con lo anterior ¿qué méritos específicos se han considerado para otorgar el “Tito de Oro”, en la edición 2017, a los Misioneros Burgaleses, representados por la Delegación Diocesana de Misiones de Burgos?
v  La Cofradía ha estimado que Misionarlos Burgaleses merece este nuestro más preciado galardón por el número de misioneros que de esta Provincia, se sacrifican por el bien de los más necesitados en el mundo entero.

Ø  ¿Existe algún vínculo entre el objetivo de los premios y el popular reparto de los titos en la fiesta de San Antón? ¿Cuál es el origen de esta última tradición?
v  Nuestro Patrón San Antón se dedicaba a dar de comer "titos" a los Peregrinos en el siglo XIV hoy es, por ello que la Cofradía rememora esta actitud el día 17 de Enero de cada año desde hace muchísimo tiempo repartiendo esta legumbre. Este año se han repartidlo 22000 raciones. Para ello disponemos de 17 Calderas donde se condimentan por ellos Cofrades desde las 6 de la mañana del citado día 17 de enero.

Ø  ¿Por qué se procede a la entrega en la celebración de “Las Candelas” del 2 de febrero, y a qué hora y en dónde tendrá lugar?
v  La entrega del TITO DE ORO se entrega el día de las Candelas por ser la Fiesta de Gamonal y se hace después de la Misa de 12 de la mañana que generalmente preside el Sr. Arzobispo.


Gamonal bajo la luz de ‘Las Candelas’ entrega el "Tito de Oro" a los Misioneros Burgaleses

El barrio de Gamonal acoge un año más la misa dedicada a la Virgen de Las Candelas en La Antigua / Presidida por Arzobispo de Burgos, D. Fidel Herráez.


El barrio de Gamonal celebra el día 2 de febrero su segunda mayor fiesta, tras los Titos, la dedicada a la Virgen de las Candelas. En su templo insigne, La Antigua, se reunieran todos los feligreses del barrio junto con las autoridades civiles y eclesiásticas de la ciudad. 

Este evento dedicado a la Virgen de las Candelas recuerda a los habitantes de Gamonal que hace más de mil años, en aquel enclave, fue descubierta una imagen de ella. Este hecho propició la construcción de una ermita prerrománica que, con el paso del tiempo, fue evolucionando en su estilo hasta ser hoy, La Antigua.

No obstante, el nombre de Las Candelas hace honor al pasaje bíblico en el que «José y María llevaron a su primogénito al templo para dar gracias. Fue entonces cuando el anciano Simeón se dio cuenta de que ese niño estaba llamado a ser luz de las naciones»

Sin embargo, el momento más esperado será sin duda el de la concesión del ‘Tito de Oro’. Un premio concedido por la Cofradía de San Antón y que pese haber cumplido 500 años, sigue conservándose joven y activo. 


La Cofradía de San Antón entrega cada año el Tito de Oro, en reconocimiento a la labor de una persona, institución o asociación vinculada de forma especial con el Barrio de Gamonal. Este año, han distinguido a la Delegación de Misiones de Burgos que representa a los Misioneros Burgaleses, muchos de ellos vinculados al Barrio de Gamonal, que siguen llevando la semilla del Evangelio por el mundo. Burgos actualmente tiene unos 730 misioneros.